El Sistema Inmunológico Estresado

El Sistema Inmunológico Estresado

Nuestro sistema inmunológico se enfrenta cada día al estrés  y los signos más comunes son resfriados frecuentes y alergias crónicas. Las reacciones alérgicas ocurren cuando el cuerpo percibe agentes alérgicos como el polen, el polvo, el moho y también veneno provocando los síntomas alérgicos comunes. Los problemas de alergia han crecido grandemente en los últimos treinta años.

El 80% de nuestro sistema inmunológico está localizado en nuestro conducto intestinal y el resto en nuestra glándula timo.

Hoy día nuestra dieta está siendo más dependiente en los alimentos procesados lleno de aditivos, de colorantes artificiales comunes, gérmenes y virus.

Una dieta pobre en alimentos de calidad ocasiona un sistema digestivo desequilibrado.  Esto hace entonces que el sistema inmune reaccione de manera exagerada, utilizando energía valiosa  que podría ser utilizada en otro lugar luchando contra virus.

Un sistema digestivo vulnerable conduce a la pobre absorción de nutrientes.

Alimentos integrales y pensamientos positivos son fundamentales para la longevidad, la salud y un fuerte sistema inmunológico reduciendo así el riesgo de adquirir enfermedades y permitir al cuerpo sanarse a sí mismo.

El sistema inmunológico humano consiste de muchos tipos de proteínas, células, órganos y tejidos. El proceso de adaptación crea memorias inmunológicas y permite protección mucho más efectiva durante futuro encuentros patógenos. Es ahí, la importancia de reprogramar nuestras células nerviosas y DNA para que puedan crear nuevas memorias saludables.

La saturación química y la malnutrición es la causa más común de inmunodeficiencia. Una dieta beneficiosa para el sistema inmunológico consiste de una variedad de alimentos con proteínas, frutas, nueces, vegetales, granos, legumbres y semillas.

El uso del azúcar, la nicotina, el alcohol y la cafeína junto a otros químicos que usamos a diario se sobreponen a los esfuerzos de nuestro sistema inmunológico para protegernos. El agente más alérgico que existe es la leche de vaca, los huevos, cereal, la soya, el azúcar, los tomates, el maíz, las nueces, especialmente el maní y la levadura. Las reacciones son: dolor de cabeza, congestión nasal, molestias en el sistema digestivo, fatiga, pulso acelerado, cambios frecuentes o dramáticos de humor, retención de líquidos y dificultad para perder peso.

Cuando malgastamos estas energías podemos sentir afecciones mentales, EMOCIONALES o físicas.

Escribe un comentario

1 × cuatro =